Saludos de Dharma

viernes, 11 de mayo de 2012

No sé si fue la noche o un sueño extenso que nos hizo flotar entre piel y piel. Nos desgarramos entre gotas succcionadas por el tiempo. Te amaba... Me amabas... Te besaba... Me besabas... Todo lo que ataba nuestras vidas quedaba atrás sólo vivía el deseo en los labios Los cuerpos se movían en aleteos de paloma mensajera de caricias. Nunca nos perteneció más el tiempo como cuando tuviste mis manos en las tuyas y tus lágrimas bañaron mi regazo. Entonces ese sueño o la noche formó parte de nosotras para siempre...