Saludos de Dharma

sábado, 9 de julio de 2011

De mi amiga Neneko

Gracias a ese angelito que me habla al oído....

Como un caudal desbordado derrama lentamente la miel desde los labios siguiendo el camino de la gravedad, ¿dónde parara el caudal del río dorado y pegajoso?


Esto provocado por ese ángel que en ocasiones me hace pensar que es un demonio disfrazado... y eso me encanta!!