Saludos de Dharma

jueves, 23 de julio de 2009

POEMAS

Habitemos las estrellas
Presiento que tras la levedad del día
regresas con la noche a mi regazo,
al punto cardinal donde te espero,
al escondite de la desobediencia,
al idioma común de nuestros labios.
Ven, donde tu sabes,
te espero en ese rincón del cielo,
abriendo senderos en tu espalda,
cruzando miradas cómplices,
borrando los contornos del silencio.
Como viajeras de un espacio intemporal
o de un paisaje íntimo,
engarzadas al umbral de la ternura
temblándonos los cuerpos
habitamos las estrellas crepitando en nuestras manos.

Princesa de noches fugitivas

Volaban golondrinas de sus ojos
de princesa de noches fugitivas,
con pupilas de adelfa en primavera
resbalando en sus frágiles mejillas
de inocente belleza.
Cada noche, cada estrella, cada ocaso
endulzaron espasmos y vigilias,
en medio del cansancio y la lujuria
del misterio secreto
de aquel incontenible deseo.
Atrás quedaban en la niebla
los turbadores recuerdos de otros nombres,
biselando confines ya olvidados,
indicios de un destino fracasado,
penumbras de otra historia.