Saludos de Dharma

martes, 22 de julio de 2008

sin palabras...

Cada noche cierro mis ojos para poder soñar contigo y estar finalmente entre tus brazos, sintiendo aquellas manos tan confortables y dulces... intento capturar esa pequeña luz de esperanza y de cariño que iluminaba mi corazón, pero cada vez se vuelve más delgada y fría...te he perdido y mi cuerpo entero cada vez se torna más frío...como mi corazón.