Saludos de Dharma

lunes, 7 de julio de 2008

Nada que decir...

Si, es como una película ochentera, de esas en las que un chico se enamora de una chica que se tiene que ir a otro estado o país, por mucho tiempo. Él hace todo lo posible por impedir que se vaya, pero la chica se va de todas formas y él se queda solo y triste hasta que saliendo del aeropuerto choca con una chica hermosa, él le bota su bebida, la chica queda toda mojada, él la limpia con lo que tienen... de pronto ella lo mira y se ríe, él la mira y le sonríe también. Los dos se quedan unos segundos observándose hasta que algo les cruza por su cuerpo. Un sensación demasiado clara para ser ignorada. Los dos se sonrojan, y él termina invitándola a tomarse otra bebida, pero en otro lado.
Se van del aeropuerto y terminan todo ese día juntos y el resto de las vacaciones también.

Mi chica se va, y la historia podría ser la misma, cambiando al sujeto él, por ella. Ella soy yo, y yo espero conocer a esa chica especial a la que le tengo que derramar la bebida para volver a sentir algo tan fuerte por alguien que me haga olvidar definitivamente a la chica que, simplemente, no pude detener porque todo lo que hice no bastó para convencerla.

Mi chica se va, y yo tendré que ir a ese aeropuerto a despedirme de ella, y esperar nada más que mi corazón la olvide y que sólo quede su "bonito" recuerdo.

Chao mi niña linda.
Posted by Antónima Anónima


Antónima Anónima
"...que cada palabra se haga anónima, que cada palabra se haga vacia y a la vez significativa por ser de todos..."