Saludos de Dharma

jueves, 12 de junio de 2008

artículo interesante

El mito de la Relación Lesbiana Perfecta

Es riesgoso ser honesta acerca de nuestras relaciones, dado que existe un mito no escrito de que todas las relaciones lesbianas son perfectas. Si la nuestra no cabe dentro del modelo ideal, entonces algo debe andar mal con nosotras.
Nuestra necesidad de proclamar y proteger nuestro amor en el contexto de una sociedad que odia a las lesbianas muchas veces se transforma en la presión de esconder las peleas en nuestra relación por miedo a que estas se usen en nuestra contra. Esta necesidad de defender nuestra relación y mostrarla como perfecta puede desembocar en negar o minimizar los problemas que existan.


Nosotras creamos nuestras relaciones

En relaciones lesbianas verdaderas puede haber una gran variedad de tratos. El modo en que construimos nuestras relaciones es una mezcla del reflejo del modelo de relación heterosexual unido a nuestra propia creatividad para crear una relación sin tener modelos. Con pocos o ningún modelo en el que basarnos, somos mas libres que los heterosexuales para crear una relación mas equitativa que una basada en los condicionamientos sociales y las expectativas.
La mayoría de las relaciones lesbianas no siguen para nada el modelo heterosexual, sino que operan con valores totalmente diferente. Pueden ser amorosas, no monogramas, ser polígamas, vivir en casas separadas por años, estar de acuerdo en resolver los problemas mientras están juntas "por todo el tiempo en que nos sintamos bien juntas" en lugar del tradicional "hasta que la muerte nos separe", y considerarse la una a la otra como iguales, amigas y amantes. Estar en una relación lesbiana puede sentirse como comenzar a arañar, preguntándonos a nosotras mismas que clase de relación buscamos en lugar de sentirnos obligadas a seguir algún modelo de Hollywood.
Pero no es fácil ser inventiva. No vivimos en un vacío, tenemos en contra las presiones sociales. Para las lesbianas la homofobia puede presentar una carga de presión y lastimar nuestra relación.


La presión de la homofobia

Muchas lesbianas sufren bajo la mirada crítica de los familiares y parientes. Se preguntan si salir o no del closet, ante quienes y cuando ocurrirá. Incluso si están de acuerdo en no salir, puede haber diferencias entre dos mujeres acerca de cuanto esconder la relación. Si una de las integrantes de la pareja esta mas asumida que la otra, la constante negación por parte de su pareja sobre la relación puede hacer que se sienta herida, insegura y no querida. La que esta dentro del closet puede resentirse con su pareja por recordarle su propia inseguridad y sentimientos de culpa. Ambas mujeres se sentirán deprimidas, irritables e infelices y comenzará a discutir.
Sentimientos de dolor y enojo pueden derivar en peleas y preocupación por la estabilidad de la relación. En este situación, es de vital importancia para las dos mujeres hablar acerca de lo que sienten, y escuchar y entender los miedos e inquietudes de la otra.
Aún cuando las dos mujeres estén totalmente asumidas como lesbianas, la homofobia puede influir negativamente por causa del hostigamiento, miedo al hostigamiento, momentos en que asusta dejarse ver juntas entonces se mantienen aparte, rumores que empiezan a correr, las presunciones que se hagan acerca de una y mucho mas.
Repetidamente remarcado el problema es la homofobia, mas que lo inadecuado de la relación. Ambas mujeres deben ayudarse para dejar la culpa de donde proviene y en lugar de pelear sobre cómo manejar la situación es mucho mejor reconocer este problema y buscar la salida a él juntas.

Tomado de:
http://www.KaliMunro.com