Saludos de Dharma

jueves, 8 de mayo de 2008

Gaydar para principiantes

Gaydar para principiantes

Lo primero que hay que tener en cuenta es que estas reglas no se cumplen en el 100% de los casos y que principalmente son válidas cuando una sale de marcha fuera del ambiente (soy Supercoco, soy muy inteligente y me curo en salud con esta advertencia, luego no quiero reclamaciones si alguna heterosexual con pinta dudosa os cruza la cara en un bar de Serrano).

Dicho esto, allá van algunas pistas que os pueden ayudar a identificar a las demás lesbianas que, sea por la razón que sea, no frecuentan chueca.


LAS MANOS

Más que en las manos, la lesbiana avispada tiene que fijar su atención en las uñas. Como éste es un programa que se emite en horario infantil, intentaré explicar esta característica con una sencilla ecuación matemática: Lesbiana+uñas largas = visita a urgencias. La que quiera entender, que entienda. En el caso 3 podemos adivinar que, además de heterosexual, la chica en cuestión es un poco rara y tiene mucho tiempo libre.

EL PELO

¿Alguien puede decirle a esta señora que se cambie de peinado?

Tenemos que avisar a las intrépidas lesbianas que se adentren en heterolandia que el pelo estilo (es decir, pelo perfecto en el que se adivina la mano del peluquero o la utilización de la plancha hasta la exageración y que se mueve a un lado y a otro de forma compacta) es totalmente de heterosexual. Huye, aunque la chica te parezca muy mona. La coleta es confusa; con una chica que sale un sábado por la noche con coleta nunca hay que perder la esperanza. Por último, siempre se ha asociado el pelo a lo garçon (garsón) con la lesbiana media, pero hacer un estudio afirmando o desmintiendo este hecho sería demasiado largo.

LA INDUMENTARIA
La virtud está en el término medio

Está claro que hablamos de conjuntos para el fin de semana, así que no cuentan las abogadas, banqueras y demás ejecutivas fashion enfundadas en trajes de Armani cuando van a trabajar. Pero es ciertamente sospechoso que una chica aparezca en un bar con un trajecito de ese estilo... No sé, da un toque como "quiero arreglarme pero paso mil de la falda y tres mil de la minifalda" bastante lésbico. De todas formas, en caso de duda, lo mejor es echar un vistazo a los zapatos: si lleva un tacón de infarto, mejor que lo dejes pasar; si lleva unos mocasines, ínvitala a una copa, las niñas less no gusta la comodidad.


LAS OREJAS
Hay algunas que sólo utilizan las orejas para llevar pendientes

Ah, los pendientes, ese gran complemento que nos proporciona mucha más información de la que creemos. Si son largos, ostentosos y pesan más de medio kilo está claro: muy heterosexual. No llevar pendientes o llevar pendientes estilo pulga, redonditos o cuadrados pero prácticamente invisibles es más propio de lesbianas. Por último, tenemos el gran clásico "pendiente de perlas". Cuidado con los pendientes de perlas, amigas, son muy engañosos. Yo, al menos, no me fiaría de una lesbiana que los llevara... ni de una heterosexual, ciertamente.


EL CIGARRO
Algún vicio hay que tener
Queridas amigas, la forma de coger el cigarrillo es definitiva. Si lo agarra con los dedos tan estirados que parece que los lleve entablillados o con la punta de los dedos, su grado de heterosexual es alto. Si por el contrario los dedos están encogidos o sujeta el cigarro a media altura, baja el grado hetero y sube el factor lesbiana. Hay un último caso en el que la susodicha agarra el cigarro con los dedos pulgar e índice, al más puro estilo Jonh Wayne (tipo vaquero): mi veredicto es Totalmente Lesbiana.
Y aquí concluye nuestra pequeña clase teórica. Tomen el riesgo mis niñas, a funcionar el radar y suerte en sus ligues.....
¡gracias amig@s ! amor de Dharma