Saludos de Dharma

martes, 29 de abril de 2008

la chueca nos cuenta.......

Muerdemé
Son cerca de las dos de la mañana, hace calor, mucho calor en esta discoteca, la música como siempre es atronadora e impide cualquier conversación, que requiera mas de dos frases "esta bien el sitio" "que buena es esta canción" "esa es la ex, de la ex, de la prima de la chica que conocimos la semana pasada en el garito al que nos llevo tu amiga" y demás frases que no te aclaran nada, pero te mantienen en contacto con el grupo en el que estas. Me separe un poco del grupo para acercarme a la barra a pedir algo. Una mano se me poso en el hombro y la otra me la puso en la cintura, atrayéndome hacia ella y obligandome a seguir el compás de la salsa que sonaba en ese momento, y pensando que seria alguna de mis amigas jugando no le di mucha importancia y ni si quiera me gire hasta que no tuve mi bebida pagada y en la mano. Cuando me di la vuelta una mujer expectacular me sonreía, una camisa blanca enfundada a presión amenazaba con soltarse y una minifalda dejaba poco a la imanación. Mi cara debió de ser un poema, me había fijado en sus ojos verdes cuando entre, pero enseguida deduje que era demasiada mujer para mí, y ahora estaba allí... no tuve tiempo a reaccionar, sus ojos me disparaban dardos envenenados que hacían subir mi libido hasta puntos insospechados, su cadera pegada a la mía moviendose al rítmico compás que me enloquecía,... Un beso me abordo, un beso descarado cargado de erotismo que me aprisiono en medio de mi huida, sus manos no andaban perdidas en mi cuerpo, pues tocaban cada milímetro con fuerza, de forma casi hiriente, sin descuidar sin embargo una ternura desconocida para mí. Metió sus manos bajo mi camiseta y araño mi espalda con sus uñas, un beso violento me impidió soltar un quejido. Todo aquello me sobrepasaba, no estaba acostumbrada a que me tratasen de aquella forma. Y no estaba segura de que me disgustase. No se bien como ocurrió pero terminamos en los baños de la disco, supongo que fue entre besos desbordantes, pasión incontrolable, y la lujuria de un baile vertical que ansiaba ser horizontal. Sin apenas ropa, me empujaba contra la pared, clavando su rodilla entre mis piernas, sacando todo los supiros que mi alma abelgarba, su boca mordía mi cuello, odiaba q me hicieran eso, pero en su boca eran bocaditos de cielo lo que sentía, mis manos se paseaban por su cuerpo, buscando los puntos de pasión que se enredaban en su pelo rojo y rizado, que guardaba su sexo palpitante y chorreante. La acaricie con una brusquedad que nadie había despertado en mi, no me sentía gatita como en otras veces, me sentía pantera que ronroneaba ante su presa cazada entre sus zarpas, aunque en realidad la presa fuese yo. Grite, grite muy fuerte, cuando en una de las embestidas de su rodilla clavada en mi me arranco un furioso y electrizante orgasmo. Después aprese el su clitorix con mis dedos, sin dejarle escapatoria hasta q ella también grito, quería oírla gritar. No hubo tiempo para repetir la azaña, desde fuera oíamos golpear la puerta para que saliésemos, pues a los de fuera pocas dudas les quedaban de lo que pasaba allí dentro. Nos colocamos la ropa. Ella salio del baño antes que yo. Cuando llegue a reunirme con mis amigas ella había desapareció. "¿como se llama me preguntaron inocentemente?" Negué con la cabeza, nunca mas volví a ver a esa pantera que me hizo pantera.

Tomado de http://blogs.chueca.com

2 comentarios:

Mariel dijo...

hola que tal, tu blog es excelente y te cuento que tienes un Premio otorgado por el Blog Élite Lesbiana. Pasen a recogerlo cuando gusten, un besito ^_^

Mariel
http://www.elitelesbiana.blogspot.com

fira dijo...

hola me gusta mucho tu blog, sobretodo la musica. Me dejas muerta