Saludos de Dharma

miércoles, 5 de marzo de 2008

Si estas triste...lee este mensaje

Ànimo a mis niñas tristes aquì dejo un mensajito espero que les sirva, chau.

La única razón por la que alguien te pudiera odiar es porque quiere ser como tú.
Una sonrisa tuya puede traer felicidad a cualquiera, aunque no les caigas bien o no te conozcan.
Cada noche, alguien piensa en ti antes de dormir.
Para alguien significas el mundo.
Si no fuera por ti, alguien no estaría vivo.
Eres especial y única.
Alguien que no sabes ni siquiera que existe, te ama.
Cuando piensas que cometiste el error mas grande del mundo, algo bueno viene de ese error.
Cuando pienses que no tienes oportunidad de conseguir lo que quieres, probablemente no lo tendrás, pero si crees en ti mismo, tarde o temprano lo tendrás.
Siempre recuerda los cumplidos que has recibido. Olvida los malos tratos.
Di siempre lo que sientes por ella, te sentirás mucho mejor después de que lo sepa.
Si tienes un gran amigo, tómate tu tiempo para hacerle saber lo grande que es.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

DE: XXXXXXX
PARA: OSCAR

BUENO DONDE QUIERA QUE TE ENCUENTRES ESPERO QUE ESTES BN SABES TE DESEO LO MEJOR DEL MUNDO Y TE DESEA LA MEJOR SUERTE DEL MUNDO BUENO FUISTE UN NOVIO SUPER GENIAL PERO ASTA AQUI LLEGAMOS TE QUISE BURDA PERO HAORA ME DOY CUENTA QUE EDE QUERER MIO ERA COMO QUERER A UN AMIGO Y HASI TE QUISE COMO UN AMIGO NUNCA TE PUDE QUERER COMO TU ME BRINDASTE TU AMOR BUENO ESO ES TODO

Anónimo dijo...

DE: PERSONA SECRETA

PARA:OSCAR

Tengo miedo, miedo a no tenerte, miedo a perderte, miedo a que cuando te vayas ya no poder verte más, eres la mayor ilusión que tengo en mi vida, mas aún temo que tu partida nos separe para siempre, que el olvido embargue mi corazón, y que cuando menos me lo espere tu nombre sólo exista ya en el baúl de los recuerdos.

Ahora que por ti estoy como una loca enamorada escribiendo estos versos que por miedo nunca te revelaré, me acuerdo de los magníficos ratos que últimamente solemos pasar juntos sólo para hablar. De igual forma me hacen recordar el momento en que me di cuenta que, sin así quererlo ni haberlo pensado, poco a poco de ti me fui enamorando.

Le temo al día en que no vuelva a verte más, ese día lloraré por no haberte dicho jamás lo mucho que en tan poco tiempo logré amarte; espero que tú al igual que yo te acuerdes de mi, y que, en tu atareada vida algunas veces pienses en esta pobre boba que te ama y te amará con todo su corazón.

Sabes, mis amigos me advirtieron que al enamorarse suele ocurrir eso, pero yo no les hice caso, creí que simplemente era su inusual forma de cuidarme, mas ahora logro entender que en realidad enamorarse duele, pero más duele cuando tienes a esa persona a tu lado y sabes que nunca será tuyo, que no te atreverás jamás a decirle que lo que sientes es tan grande como la luz del Sol, pero es peor aún cuando de un pronto a otro no sabes si él te ama o si solo está jugando contigo, si es otra de sus muchas aventuras de play boy.

Por eso espero que nunca leas esta carta que escribo ahora frente a esta computadora, para jamás saber si lo nuestro pudo haber sido el más grande y verdadero amor, o fue una simple alucinación.

Todo esto ya no importa, por que a ti te recordaré como mi gran amor de los 15 años:

TE AMO.

Anónimo dijo...

DE: SECRETO
PARA: OSCAR

No quiero pensarlo, pero cuando lo hago, me doy cuenta de que te sigo queriendo. Quiero decirte algo, ya tan oído como puede ser que te sigo recordando con todo el cariño, el cosquilleo, y la ilusión del primer día. Supongo que la magia en la que decías que estaba envuelta, y la que yo atribuía a las situaciones que vivíamos juntos, sigue en mí. Sé que no tengo magia, pero siento que todas esos sueños que tenía en la cabeza mientras que estábamos juntos, se están desmoronando. Creo que ya no se cumplirán, si no es que Dios existe y quiere dejar caer un milagro sobre nosotros. Dudo. Sabemos que una vez abierta la puerta de la posibilidad de estos sueños, daría un portazo. Sigo encerrándome en mis pequeños mundos, creyendo en mis tontas conclusiones, siguiendo los mismos sueños. Y lamentándome por todo aquello que me araña la piel como si fuesen cristales rotos, con intención de matarme. Pero sé que no lo son, que se trata tan solo de roces, de fichas peligrosas que pertenecen al juego de la vida.
Me lamento, lloro por la noche cuando veo que tú, uno de mis especiales, a pesar de tu inexistencia real, has desaparecido casi completamente de mi vida, para compartirla con alguien que es como yo no pude ser para ti.
Tengo rabia, desprecio por no ser como no soy; pero a pesar de todo, sigue gustándome eso de llorar, de expresar con mi cuerpo las reacciones de mi alma sin importarme el exterior, sonreír cuando lo deseo, canturrear para no sentirme sola, tener conversaciones que nunca, si por mí se tratase, finalizarían,...
Sigo siendo yo misma por mucho que digan que he cambiado. Tú lo sabes y eso me basta.
te quiero oscar